martes, 15 de agosto de 2017

 

Manejar dinero alivia el dolor físico


El saber que tenemos dinero para cubrir nuestras necesidades básicas nos da una sensación de tranquilidad, nos hace sentir más seguros incluso nos hace sentir felices porque sabemos que contamos con lo necesario.

Lo contrario sucede cuando no tenemos dinero, la sensación de angustia aumenta, sentimos rechazo social, la inseguridad nos invade, no sabemos qué hacer, ni por dónde empezar, aunque algunos digan que el dinero no importa, la realidad de nuestra vida es que lo necesitamos para vivir.

Según algunos analistas aseguran que cuando percibimos que tenemos dinero esto ayudará a disminuir la sensación de dolor físico y a disminuir las angustias. Las personas que tienen mejor posición económica se sienten más fuertes y menos dependientes de los demás, encuentran una sensación de libertad, que casi les causa placer.

Algunos estudios que han realizado los psicoanalistas de China y Estados Unidos, comprueban que cuando una persona piensa en tener dinero, se siente físicamente más fuerte, y depende mucho menos de la aprobación de la sociedad para que pueda satisfacer sus necesidades.
Otro punto es que cuando sabemos que tenemos dinero el cerebro activa una sensación de confianza, fuerza y eficacia.

El psicólogo Xinyue Zhou, de la Universidad Sun Yat-Sen, realizo un experimento con 108 estudiantes de la universidad, para comprobar el hecho de que el dinero alivia el dolor físico y las angustias. El experimento consistía en que los estudiantes debían jugar un juego llamado Cyberball, el cual consiste en atrapar la pelota, los demás jugadores dentro del juego son controlados por computadoras, en donde eventualmente se rehúsan a mandarle la pelota al estudiante.

El estudio revelo que los estudiantes quienes anteriormente habían tenido contacto con el dinero, mostraban tener mucha más confianza, se veían con menos angustia, y no se sugestionaban rápidamente, también marcaron una puntuación alta en la evaluación de autoestima social. Lo contrario sucedió con los estudiantes quienes antes del juego solo tocaron trozos de papel.

Otro de los experimentos realizados por Zhou, reveló que los estudiantes quienes antes de la prueba tocaron dinero real, sintieron menos dolor cuando sumergieron sus dedos en agua caliente, en comparación con los estudiantes que solamente tuvieron piezas de papel en sus manos.

En conclusión podemos decir que estas teorías tienen un alto porcentaje de veracidad, porque nosotros mismos podemos experimentar esas sensaciones, sin necesidad de ser sometidos a pruebas científicas.
Compartir en: